Fisioterapia
las palmas

La familia es lo primero, mientras no duela…

Si tienes algún familiar que padezca dolor crónico, estarás un poco cansado de sus quejas diarias, de que sea monotema, de que no dedique tiempo a sus relaciones personales y ponga todas las excusas para no salir de casa…

Si eres tú quien sufre de dolor crónico, sentirás angustia y frustración y creerás que tus amigos y familiares están cansado de ti. Creerás que ellos piensan que lo estás exagerando un poco y no estarás muy seguro de que crean que lo que sientes es dolor. Tú sabes que está ahí, pero aún así te planteas, ¿me lo estaré inventando de tanto imaginarlo?

Estas dos visiones son la confirmación de que el dolor no es solo un problema experimental, es decir, sentir el dolor, sino que son muchos los factores psicológicos y sociales los que entran en juego y pueden jugar un rol muy importante en la perpetuación o alivio de este.

Entre otras cosas, este choque de visiones tiene su origen en la incapacidad que tenemos para demostrar con certeza que estamos experimentando dolor. Ni siquiera con la mejor técnología de imagen posible se puede determinar su existencia.

De hecho, no existe un área de dolor en el cerebro. Aunque sí existen patrones comunes de activación de algunas regiones cerebrales, varían de un individuo a otro e incluso, en el mismo individuo son diferentes en situaciones que podríamos considerar idénticas.

Sin embargo, vamos a intentar probar sin ninguna prueba médica, que lo que sientes siempre es real.

Parecía tan real…

Piensa en la típica pesadilla en mitad de la noche que te despierta con un susto de muerte. Experimentas un montón de cambios fisiológicos que podrían ser perfectamente medidos, como la aceleración del pulso, de la respiración, aumento de la temperatura corporal, acompañada de sudoración y exaltación general.

De repente el organismo activó las alarmas en una situación inofensiva (a menos que duermas junto leones hambrientos). Hasta podría ser bastante difícil volverte a quedar dormido. El cuerpo se queda en una reacción de alerta que cuesta sacarse de encima. Probablemente, y a pesar de la sudoración y el calor, te tapes con las indestructibles sábanas hechas de aleación de titanio para compensar la sensación de desprotección que estás experimentando. Tratas de recuperar el sueño, pero no puedes hasta que el cuerpo recupera un estado de relajación.

¿Qué tan real se siente eso? Nadie pondría en duda lo que cuentas. Además, no se puede no sentir esa experiencia voluntariamente, al menos no todo el mundo puede hacerlo. Lo que ha pasado, es que nuestro cerebro ha realizado una serie de cambios fisiológicos para poner al cuerpo en modo de lucha para combatir los monstruos imaginarios de nuestra pesadilla.

Lo mismo sucede con el dolor. Es tan real como los cambios fisiológicos provocados por la pesadilla. Tu cerebro evalúa las situaciones que le rodea y responde con dolor para evitar aquello que ha aprendido que pueda ser amenazante para la supervivencia. Es la sobreprotección del cerebro y su fallo en la evaluación del contexto, lo que hace que sintamos dolor en situaciones inofensivas.

Asi que la próxima vez que alguien ponga en duda lo que sientes, podrías preguntarle ¿y a ti? ¿por qué te despiertan las pesadillas?

Desde Fisioterapia Las Palmas queremos ofrecerte la mejor información para resolver tu dolor. Ponte en contacto y encuentra a tu fisioterapeuta a domicilio de confianza.

Este blog no constituye una relación terapeuta- paciente. Si tienes algún problema te animamos a que consultes a tu profesional sanitario de confianza o pidas una consulta con alguno de nuestros fisios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados

¿Por qué me duele?

El dolor viene del tobillo, lo sientes en esa zona, pero es el resultado de la respuesta de nuestro cerebro. Es ahí donde se origina y donde encontramos el por qué.

Leer más

Fisioterapia Las Palmas

maneja tu dolor

La educación en el dolor puede ser una herramienta terapeútica que disminuya el dolor.

Fisioterapia Las Palmas

Otras lecturas
Guía de dolor

Guía para manejo de dolor

NUEVO
Explora