La familia es lo primero, mientras no duela…

En el dolor crónico hay más de un afectado, pero sin duda hay uno quien se lleva la peor parte por doble partida, el que lo sufre, por sufrirlo y por creer que su familia no crea que sea para tanto.